Buscar
  • Contacta conmigo en: hola@entrebodasymodas.com
Buscar Menu

Boda en Laguardia. Banquete y fiesta

El banquete de la boda se celebró en Villa Lucia, un sitio precioso para este tipo de celebraciones. Comenzamos con unos aperitivos mientras llegaban todos/as los/as invitados/as en el jardín, en la zona exterior, aprovechando a sacar fotografías.

la “chupa” de la novia con la frase de Sabina que fue también hilo conductor de la boda

Cubretacones de Llellé

La vaquilla tan característica de Laguardia

En la Luna de miel, el novio correría la maratón de New York y llevó en la camiseta firmados los ánimos de todos/as

Una vez dentro, el seating plan eran botellas de vino con un bastidor bordado con un dibujo. todos tenían por supuesto su significado. cada mesa además, tenía una cámara desechable para captar momentos de la fiesta. si esto no era poco, cada plato tenía un mantel hecho por la novia y el menú también bordado. Otro de los detalles, para las personas más cercanas dejó una carta escrita a mano con una foto agradeciendo todo lo vivido. os podéis imaginar, las emociones y cuantas lágrimas hubo.

En el baño también pusieron varios detalles

La novia sorprendió a las amigas más cercanas con una taza dándoles las gracias.

También sorprendieron a una pareja que serán los próximos en casarse y al hermano de la novia y su pareja.

El novio nos dejó a todos sorprendidos regalándole un ramo enorme de rosas a su ya, mujer.

Y es que no faltó detalle. La tarta vino en unos bastidores también bordados por la novia en vez de en platos.

Durante la comida se hizo un estilo flashmob en la que participaron todos/as los/as invitados/as y haciendo emocionarse a la pareja

la cuadrilla de ella, realizaron botellas personalizadas por cada uno de ellos.

Por otra parte, los amigos del novio le regalaron un disfraz para que usara en una de las maratones junto con otras bromas y pruebas que tenía que superar para que le diesen el regalo de boda.

Pero no, tampoco acababa aquí todo y es que antes del baile, familiares y amigos/as les habían hecho un vídeo.

Al acabar, la novia se cambió de vestido y de calzado, era momento de ponerse cómodos/as y disfrutar de la fiesta, donde hubo un grupo de rancheras mexicanas, una maquilladora, photobooth, un mago y recena.

La recena consistió de pizzas, hamburguesas, zona mexicana… y como no podía faltar una zona dulce. Una puerta, modificada por el padre de la novia, para las berlinas

Hasta las pajitas de la bebida estaban personalizadas y además… ¡eran comestibles!

Para finalizar la GRAN boda, hubo espectáculo pirotécnico con música.

 

Deja un comentario

Los campos obligatorios llevan *.